[/db_pb_menu]

Cuidar tu sistema inmune, es cuidar tu piel 

Con la llegada del verano, las horas de exposición al sol aumentan, por lo que, es de vital importancia extremar los cuidados sobre la piel y, a su vez, del sistema inmunológico. Debido a la estrecha relación que existe entre ambos, es tan importante cuidar uno como el otro, para que ambos se mantengan en condiciones saludables. 

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, y su papel en la protección contra los agentes externos es fundamental. Además de ser la primera línea de defensa contra las infecciones y las agresiones externas, también actúa como una barrera para mantener la hidratación y regular la temperatura corporal.

Sin embargo, para que la piel cumpla correctamente con todas estas funciones, es necesario que esté en buenas condiciones. Y para ello, es fundamental tener un sistema inmunitario fuerte y saludable.

¿Cómo afecta el sistema inmunitario a la piel?

El sistema inmunitario es el encargado de proteger al cuerpo de las infecciones y las enfermedades. Cuando funciona correctamente, es capaz de identificar y atacar a los agentes patógenos, como las bacterias y los virus, que intentan invadir el cuerpo.

El sistema inmunitario está formado por diferentes partes, en las que se incluye la piel, que ayuda a evitar que los gérmenes ingresen al cuerpo y las membranas mucosas, que son los revestimientos internos húmedos de algunos órganos y cavidades corporales, estos producen mucosidad y otras sustancias que pueden atrapar y combatir los gérmenes.

Sin embargo, cuando el sistema inmunitario se debilita, las defensas de la piel también se ven afectadas. La piel puede volverse más sensible y propensa a las infecciones y a las agresiones externas. A su vez, cuando la piel se daña, por ejemplo por la exposición al sol, esta se vuelve más vulnerable a la entrada de microorganismos que pueden causar infecciones y afectar al estado del sistema inmunológico. 

Por eso, cuidar el sistema inmunitario es esencial para tener una piel sana y protegida. Y para ello, existen una serie de hábitos que podemos incorporar en nuestra rutina diaria.

Hábitos para cuidar el sistema inmunitario y proteger la piel

  1. Alimentación saludable: Una dieta rica en frutas, verduras y proteínas magras, ayuda a fortalecer el sistema inmunitario y, por lo tanto, a proteger la piel. Además, es importante evitar los alimentos procesados y las grasas saturadas, ya que pueden afectar negativamente a la salud de la piel.
  2. Introducir complementos alimenticios a tu dieta: En ocasiones no es posible llevar una dieta equilibrada durante los meses de verano, por lo que, es recomendable introducir algún tipo de complemento alimenticio, como Plesinox 3A, para ayudar a tu sistema inmunológico a mantener un correcto funcionamiento. 
  3. Ejercicio regular: El ejercicio es una forma efectiva de fortalecer el sistema inmunitario y mejorar la circulación sanguínea, lo que puede mejorar la salud de la piel.
  4. Hidratación adecuada: La piel necesita estar bien hidratada para cumplir con sus funciones de barrera protectora. Beber suficiente agua y utilizar cremas hidratantes es esencial para mantener la piel en buenas condiciones.
  5. Descanso adecuado: Dormir lo suficiente y reducir el estrés puede ayudar a mejorar la salud del sistema inmunitario y, por lo tanto, a proteger la piel.
  6. Evitar el tabaco y el alcohol: El tabaco y el alcohol pueden afectar negativamente al sistema inmunitario, lo que puede debilitar las defensas de la piel.

En resumen, cuidar el sistema inmunitario es fundamental para tener una piel sana y protegida. Incorporar hábitos saludables en nuestra rutina diaria, como seguir una alimentación adecuada, hacer ejercicio regularmente, mantener una hidratación adecuada, descansar lo suficiente e introducir, en ocasiones, complementos alimenticios, pueden contribuir a mantener una piel saludable y radiante. Cuida de tu sistema inmunitario y cuidarás de tu piel.